Gestión por procesos en los despachos de abogados

En un mercado cada vez más competitivo para los despachos de abogados, optimizar su gestión y mejorar la calidad de sus servicios día a día es una necesidad vital para las firmas legales. La gestión por procesos ofrece una visión, una forma de hacer las cosas, que apuesta firmemente por conseguir que esos objetivos se cumplan.

Nuestro socio Unai Camargo aborda los principales conceptos de la Gestión por Procesos en su última entrada en el blog de Gestión y Coaching de Abogacía Española. Puedes leer el artículo original haciendo clic aquí. O puedes leer un resumen de las principales ideas en este mismo post.

Departamentos frente a procesos:

Los despachos tienen distintas áreas o departamentos, que trabajan para que la firma pueda dar el servicio requerido a sus clientes. Sin embargo, a menudo sus procedimientos y objetivos internos pueden chocar con los del resto de áreas. Un enfoque de Gestión por procesos lo que hace es buscar la eliminación de todas las trabas existentes y detectar de manera continua las posibilidades de mejora, con un solo objetivo: Incrementar la satisfacción total del cliente. gestion-por-procesos-en-los-despachos-de-abogados-01

 

Los procesos de los despachos de abogados están interconectados:

Todas las actividades del despacho se interrelacionan. Para prestar el servicio legal, hacen falta múltiples actividades, por parte de distintas áreas. Cada una de ellas puede analizarse y optimizarse a la vista del conjunto.

gestion-por-procesos-en-los-despachos-de-abogados-02

Podemos analizar cada proceso de una manera lineal, con una “entrada” que le da inicio, y una “salida”, que es el resultado esperado. Para realizarlo hacen falta una serie de recursos. Y podemos analizar y controlar si todo se ha hecho como estaba previsto. Por ejemplo, en la realización de un encargo de un cliente, el encargo es la entrada, lo que da inicio a todo, y el cierre del expediente la salida. Para llevarlo a cabo pueden hacer falta otras actividades, como acudir al juzgado, pero también facturar al cliente. Es más, podemos pensar en que el propio encargo del cliente es un proceso, ya que tiene una “entrada” (la venta) y una “salida” (el encargo) O, a su vez, la acción de acudir ante el juez…

La jerarquía de los procesos:

No todos los procesos son iguales. Por ello, los podemos clasificar de la siguiente manera:

gestion-por-procesos-en-los-despachos-de-abogados-03

  • Enviar a un amigo

Categorías

Publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Campos obligatorios

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>