Cuida el componente emocional en la marca de tu despacho

¿Hay un componente emocional en la marca de tu despacho? Rotundamente, si. Quizás resulte más sencillo apreciar este factor si lo piensas en relación a cualquier otra marca, de cualquier producto o servicio. No quiero hacer publicidad, pero si solo por un momento recuerdas cuáles son tus marcas favoritas de lo que sea (refrescos, teléfonos, ropa…) y lo haces con una mirada examinadora, apreciarás que las vinculas a una serie de valores, forma de ver el mundo… En definitiva, te has identificado con los atributos que la marca transmite. Has caido en sus redes.

Image courtesy of Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of Stuart Miles / FreeDigitalPhotos.net

De lo racional a lo emocional: Evolución en la visión del marketing.

El marketing primitivo hacía su mayor hincapié sobre los atributos objetivos (por ejemplo, en un coche: más rápido, más grande, menos consumo…) y en la actualidad, sin que esa parte objetiva haya desaparecido, hay una clarísima derivación hacia la parte emocional. Se busca crear un vínculo mucho más fuerte con el cliente, de manera que su decisión de compra o contratación se cimente en componentes irracionales, que se ha comprobado que son más fuertes y aseguran una mayor tasa de repetición y fidelización. Porque de eso se trata, de tener clientes fieles, que repitan y te recomienden a otros (evangelicen es la palabra)

Un ejemplo: la página web.

Para ilustrar el tema del post, vamos a centrarnos en uno de los componentes-herramientas que conforman tu marca, la web: Muchos despachos aún carecen de ella, por lo que, de entrada, se están privando de una potente herramienta de comunicación con sus potenciales clientes.

Te animo a que hagas un pequeño ejercicio con las que hay. Visita las webs de otros despachos, y hazlo en compañía de no abogados, e id cruzando impresiones. Importante esa visión de los no abogados, porque tendrán una visión más limpia que la del letrado, al no estar mediatizados, y además se corresponderán más fielmente a lo que puedan percibir tus clientes.

No estoy hablando de lo bien o mal hecha que esté la web. Hablo de las sensaciones que te generan. ¿Te apetece seguir leyendo más? ¿Te genera una sensación de confianza mayor que la de otros despachos? Es decir, ¿Generan algún tipo de emoción en los visitantes? Las emociones negativas también cuentan, muchísimo de hecho. Porque una emoción negativa se traduce en una forma de rechazo que será dificil vencer.

Logra un lugar en la mente de tu cliente.

Lograr la confianza del cliente…  Lo harás a través de procesos subjetivos, que se refuerzan (nos autoconvencemos) a través de elementos objetivos. Tu marca te ayudará mucho en esta tarea. Por supuesto, no puede ser una marca vacía, lo realmente importante y lo que la soporta eres tú, tu servicio, tu firma.

Así que cuidar la parte emocional, o empezar a pensar en ella, es algo en lo que merece la pena invertir (tiempo y recursos) Eso sí, antes ¡asegurate de que habrá algo consistente detrás de tu marca!

  • Enviar a un amigo

Categorías

Marketing

1 Trackback

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Campos obligatorios

*